Archive for ‘Sopas’

7 febrero, 2012

Sopa “Sensación térmica”

Esta rasca ya no hace ninguna gracia: los -15 de ayer (-22º C de sensación térmica) han empezado a comerme la moral y a provocarme dolor de garganta. Ayer mientras volvía con los dedos como tempanitos empujando el cochecito de Pablo, iba repitiendo como un mantra “Quierounasopa, quierounasopa, quierounasopa”. Y aquí la tenéis: sopa con lo que tenía en la cocina y que salió riquísima.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 1/2 kilo de puerros (pueden ser congelados)
  • 3 ó 4 pimientos verdes
  • 3 ó 4 zanahorias
  • 250 g de pan duro (el mío integral)
  • 500 ml de agua
  • 200 ml de leche
  • aceite de oliva, pimienta y sal
  • jamón en dados (opcional)

Limpiamos las verduras (y descongelamos los puerros un par de minutos en el microondas si son congelados), las cortamos en trozos pequeños junto con el pan y rehogamos con abundante aceite de oliva en una olla grande durante unos 10 minutos a fuego no muy alto (que si no, se nos queman las cosas).

Cuando esté todo pochado, añadimos el agua y la leche y salpimentamos. Dejamos cocer 15-20 minutos más y retiramos del fuego para que se enfríe un poco antes de meterle la batidora. Yo no lo trituro todo, sino que doy un par de toques para que se mezcle mejor el sabor y dejo tropezones y cachitos.

Mi pan integral tiene pipas y semillas de muchos tipos, así que le da también un toque original y bastante “mono”. Por último, podéis añadirle daditos de jamón o alguna otra proteinilla.

Y eso es todo. De nuevo una sopa salvavidas para temperaturas extremas…

Sopa "Sensación térmica"

Sopa "Sensación térmica"

Anuncios
16 marzo, 2011

Crema de pimientos y tomates

Como nonebanana nos ha contado alguna vez en alguna de sus entradas, cuando una vive en países fríos se aficiona a las sopas. Yo ya llevo unos años cocinando sopas reconstituyentes que te hacen revivir tras un día de esos fríos y húmedos ¡que te deja los huesos hasta doloridos! Ayer fue uno de esos días y me tocó estar de acá para allá sin parar, así que llegué a casa con ganas de ¡SOPA CALENTITA! Esta se hace en un momento y además se puede hacer en grandes cantidades, así que hago porciones y al congelador para futuros días de frío miserable.

Los ingredientes

Ingredientes para un buen perolo (calculo que te da por lo menos para 6 porciones):

– Media cebolla
– 2 tronquitos de apio (porque tenía apio en la nevera, que si no pongo una cebolla entera y ya está)
– 5 o 6 pimientos (mejor si son rojos. Yo para esta receta los tenía de todos los colores en el frigorífico, así que no iba a ser tiquismiquis)
– 6 o 7 tomates (también se pueden utilizar latas de tomate triturado)
– 1 cucharadita de semillas de comino
– Sal, azúcar y aceite de oliva
– 1/2 vaso de leche

El perolo antes de poner los tomates

En un perolo ponemos un buen chorro de aceite de oliva y rehogamos a fuego medio la cebolla,  el apio y los pimientos, todo troceado. No hace falta trocearlo ni bonito ni pequeño ni nada de nada, que al final pasamos todo por la batidora, así que si no estáis muy finos, no pasa nada.

Rehogamos durante unos 10 minutos removiendo para que no se nos queme. Cuando tengamos blandita la verdura, añadimos los tomates troceados, las semillas de comino, sal al gusto y 1 cucharadita de azúcar. Rehogamos durante otros 5 minutos removiendo de vez en cuando. A continuación anadimos 1 o 2 vasos de agua caliente, subimos el fuego hasta que hierva, tapamos el perolo con la tapa, bajamos el fuego de nuevo y dejamos cocer durante 20 minutos o hasta que la verdura este lo suficientemente tierna para poder pasarla por la batidora.

Le añadimos el medio vaso de leche y le damos bien con la batidora hasta obtener una crema. Si está muy espesa le añadimos agua hasta que tenga la consistencia deseada. Para el que la quiera más cremosita, que le ponga un chorrito de nata.

Sopa reconstituyente

Esta sopa me arregla a mí la vida. Me encanta, sobre todo porque el comino va muy bien con el tomate y el pimiento y no me canso nunca de cocinarla. La guardo en el congelador en porciones y me la llevo al trabajo para un buen almuerzo, que está una de lo más cansada de los sándwiches.

7 marzo, 2011

Soljanka

Yo no sé cómo de primaverales andáis por otras latitudes, pero aquí seguimos un poco frescos a pesar del solete que tanto nos alegra. Así que, aprovechando el frío y muchas sobras en la nevera, anoche cenamos soljanka, una sopa rusa de restos que anima a incluso a planear viajes a Siberia…

Los ingredientes son orientativos, porque casi siempre varían en función de lo que tengas a mano y de las cantidades de las que dispongas. Ahí va mi versión de anoche…

 

Soljanka

Soljanka

Ingredientes (para 4 personas):

– 1 cebolla grande

– 1 zanahoria grande

– 2 patatas medianas

– 1 pimiento (de cualquier color)

– 125 g de dados de jamón o bacon

– 2 salchichas

– 500 ml de tomate triturado

– 1 bote pequeño de pepinillos en vinagre

– nata o yogur (opcional)

– medio limón (bien lavadita la cáscara) , pimentón picante, eneldo fresco, sal y pimienta.

Picamos las verduras y reservamos. Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas, reservándolas también.

En una olla grande, echamos los dados de jamón o bacon y las salchichas en rodajitas y las freímos (como soltarán su grasita, no hace falta añadir aceite). Cuando suelten su grasita, añadimos las verduras picadas, un poco de sal y rehogamos hasta que veamos que se empieza a agarrar. En ese momento, cogemos el medio limón y lo exprimimos encima de las verduras (lo que quede del limón lo guardamos para luego) y dejamos rehogar un poco más.

A continuación, añadimos el tomate triturado y dejamos cociendo. Mientras, picamos los pepinillos en rodajitas y los añadimos a la olla con el líquido del bote. Por último, echamos las patatas, el medio limón de antes, medio litro de agua y el pimentón picante. Tapamos la olla y dejamos cociendo hasta que las patatas estén hechas.

Antes de servir, probamos por si falta sal y añadimos la pimienta y el eneldo fresco picadito si lo tenemos, que es el remate que tanto le gustan a los rusos.  Es una sopa ácida y picante, motivo por el que se le añade nata o yogur para suavizarla, pero hay a quien le gusta “sin”, así que probad y decidid.

Animáos a hacerla, es facilísima y siempre sale bien y de paso hacéis turismo gastronómico sin moveros de casa…

15 febrero, 2011

Hoy cocina… Winimini

Las recetas de artistas invitados siguen llegando y se agradecen un montón, sobre todo cuando envían cosas tan ricas y de mi tierra. Hoy Winimini se presenta con una sopa sencilla pero riquísima:

Sopa de tomate extremeña

Últimamente estoy muy lanzada en la cocina (quizá no me queda otra) para hacer cosas de “toda la vida”. Yo no era mucho de hacer guisos ni sopas, me gustaba más experimentar con postres, ensaladas, empanadas y sorbetes, vamos, que no había hecho nunca yo solita un cocido, unas patatas guisadas o un potajito de legumbres de los que se comen en casa de mi madre de siempre y que están tan ricos, precisamente porque son sabores “de casa”. Pero aquello a mí me parecía un mundo, luego he visto que es mucho más fácil de lo que pensaba, que sólo hay que ponerse, como con todo y, por supuesto, pedir la recetilla, claro.

El otro día hice garbanzos guisados y me sobró tomate triturado de lata que no sabía cómo aprovechar y me acordé de la sopa de tomate que hace mi madre, así que realmente esta receta es de ella, de la que aprendo la mayoría. Allá va:
 

Sopa extremeña de tomate

Sopa extremeña de tomate

 

Ingredientes (para 2 personas):

– Media cebolla

– 1 pimiento verde y otro rojo no muy grandes (o los que haya en la nevera)

– Tomate triturado (yo usé como media lata de las grandes, asi que unos 400 gramos, quizá algo más, esto admite variaciones al gusto)

– 1 hoja de laurel, comino, ajo, perejil, sal, orégano

– 1 pastilla de caldo de verduras (opcional)

– Pan (opcional)

En una olla hacer un sofrito  con la media cebolla y los pimientos, todo cortadito previamente. Cuando ya esté pochado, añadir el tomate triturado y dejar que se fría un poquito.

Después, echamos la hoja de laurel, y un machado de comino, sal, un par de ajos y perejil. Para hacer este machado, primero ponemos el comino y lo machamos bien y después el resto, es decir, sal, un par de ajos sin el centro verde y perejil (yo lo uso seco, que no es lo mismo pero me salva cuando se me olvida pedir en la frutería).Una vez machado, echamos un poco de agua en el mortero y lo vertemos todo sobre el sofrito.

Lo cubrimos bien con agua (la cantidad que queramos que forme la sopa), echamos un poco de orégano y una pastilla de caldo de verduras desmenuzada (opcional). Hervimos todo unos 10-15 minutos y servimos sobre rebanaditas de pan (puede ser del día anterior o no). Y a comer un primer plato calentito y muy sabroso para estos días de invierno. Bon appétit!

Quien tiene una sopa, tiene un tesoro, ¿o no?

A %d blogueros les gusta esto: