Archive for ‘Salsas’

18 mayo, 2011

Mermelada de tomate

He aquí una mermelada buena donde las haya y encima “vistosa”. Tardé mucho tiempo en decidirme a hacerla porque no me gustaba ni el método ni alguno de los ingredientes, pero un día que me levanté creativa me puse a hacer cambios… y me salió de muerte. Va bien con las tostadas con aceite, con el queso de cabra e incluso como base para hacer “salsas orientales”.

Tostadas con aceite y mermelada de tomate

Tostadas con aceite y mermelada de tomate

Yo la hago con la Thermomix, aunque supongo que en una olla removiendo a ratos saldrá igual.  El truco de esta receta es que lleva sólo 1 parte de azúcar por cada 3 de fruta, por lo que no resulta tan excesivamente dulce (una que es muy delicaíta para las mermeladas…).

Ingredientes:

  • 1,5 kg de tomates
  • 30 g de jengibre fresco
  • medio limón
  • 400 g de azúcar gelificante para mermelada 3:1 (quien no la encuentre que utilice azúcar normal en proporciones similares de fruta y azúcar).

Lavamos los tomates y les sacamos el corazón (se quedarán en 1,2 kg) , los cortamos en trozo y lo echamos en el vaso de la Thermomix o en la olla. Pelamos el jengibre, lo picamos y lo añadimos al tomate. Lavamos el limón por fuera a conciencia con un cepillo de uñas y lavavajillas y raspamos la piel. El resto del limón lo pelamos, quitando toda la parte blanca que sea posible, y lo cortamos en trozos. Echamos todo con los tomates. Por último, añadimos el azúcar gelificante.

En la Thermomix batimos todo a vel 5 durante 10 segundos y programamos 50 minutos a temperatura Varoma. Al no haber escurrido los tomates necesita más tiempo que otras mermeladas para que la consistencia no sea muy líquida. En caso de duda, podéis programar 10 minutos más.

En la olla pues habrá que triturarlo todo, poner a cocer e ir removiendo de vez en cuando hasta que la cosa adquiera consistencia de mermelada, cuestión de paciencia.

Cuando esté hecha, la pasáis a botes de cristal y los colocáis boca abajo durante 12 horas para que se cree el vacío. En la nevera se conserva sin problemas más de 1 mes.

Mermelada de tomate

Mermelada de tomate

11 marzo, 2011

Chimichurri

Estos días tenemos un invitado argentino en nuestra casa y, claro, alguna conversación de barbacoas y carnes hemos tenido. Nos pusimos a hablar del chimichurri y casi terminamos todos enfadados. El escocés va y nos dice que el chimichurri es un invento escocés, que un tal Jimmy McCurry que andaba por Argentina inventó la famosa salsa y los argentinos, al no pronunciar muy bien su nombre, de Jimmy McCurry sacaron lo de chimichurri . Yo le dije que nada de nada…que el chimichurri es un invento vasco, que de hecho se debería escribir ¡tximitxurri!! Y claro, el argentino pensando que vaya pareja de locos, que el chimichurri es argentino ¡y que ni escoceses ni vascos!

Pues nada, no sabemos explicar los orígenes de la salsa ésta, pero esta de muerte, así que nos pusimos los tres a ello y nos quedó pero que muy bien. Nos sirvió como acompañamiento perfecto de unos chorizos y morcillas que encontré en una pescadería del barrio aquí en Edimburgo…y sí, ¡hicimos una barbacoa! en la terracita, con un frío que pela pero qué bien nos quedo todo.

Chimichurri / Jimmy McCurry / Tximitxurri

Ingredientes para un buen tarro:

– 4 dientes de ajo
– 100ml de aceite de oliva
– 100 ml de aceite vegetal, por ejemplo de girasol.
– 50 ml de vinagre de vino tinto
– 1 tarro de orégano
– 1 tarro de perejil seco
– 2 cucharaditas de pimentón picante
– 2 hojas de laurel
– Chile rojo seco
– Sal y pimienta

En un mortero machacamos los ajos hasta obtener una pasta y añadimos una pizca de sal. En un tarro de cristal se mezcla la pasta de ajo con los aceites (se usa mitad de oliva mitad vegetal porque el aceite de oliva suele ser demasiado fuerte y al final le puede quitar mucho sabor a la mezcla de hierbas).

Le añadimos  el vinagre y lo removemos todo bien para que se mezcle. A continuación añadimos las hierbas secas y el resto de las especias, es decir, el orégano, el perejil, el pimentón, el laurel y una pizca de pimienta. Para el que le guste picante, un poco de chile rojo seco queda muy bien.

Se remueve todo bien… !y listo!. Nos tiene que quedar una salsa de consistencia más bien espesa y, en cuanto a los ingredientes, las proporciones dependen del gusto de cada uno, pero ésta nos quedo fenomenal.

La salsa se mantiene durante bastante tiempo en el frigorífico, así que nosotros tenemos chimichurri para hartarnos, pero hay que decir que según pasan los días mejora el sabor…¡uuuhhhmmmmmmm!

Por cierto, ¿es que nadie sabe a ciencia cierta dónde y cómo se originó el chimichurri?

10 marzo, 2011

Tomate frito

¡Oferta de 2 kilos de tomates rojos por 1€ en la frutería turca! Así que la oportunidad de oro para hacer salsa de tomate frito como la de mi abuela. Mi abuela, que era muy moderna, tenía la que debió ser la primera Thermomix de la historia y la hacía con ella, yo también, pero se puede hacer también en la olla rápida o en una olla normal.

Tomate frito casero

Tomate frito casero

Ingredientes (para 2 botes):

– 2 kilos de tomates maduros

– 1 cebolla

– 2 zanahorias grandes

– 1 pimiento verde

– 2 dientes de ajo

– 50 ml de aceite de oliva

– 1 cucharada sopera de azúcar

– sal y pimienta

Preparación con Thermomix:

Echáis los dos kilos de tomates lavados, sin corazón y en trozos. Yo no les quito ni la piel ni las pepitas. Trituráis a velocidad 6 durante 10 segundos  y lo sacáis, reservándolo para más adelante.

Echáis la cebolla, las zanahorias, los dientes de ajo y el pimiento verde en trozos en el vaso, añadís los 50 ml de aceite de oliva y lo trituráis todo a velocidad 5. Al triturarlo con el aceite, la verdura se impregna por igual y evitamos que se pegue al vaso durante la cocción. Acto seguido, programamos 9 minutos a temperatura Varoma a velocidad 3 para hacer el sofrito.

Una vez listo, abrimos el vaso, bajamos con la espátula lo que se haya podido subir por las paredes y a continuación añadís los tomates triturados, el azúcar, la sal (como yo utilizo sal gorda, no soy capaz de decir cantidades, que cada uno pruebe) y la pimienta. Programamos 27 minutos a temperatura Varoma en velocidad 1 y colocamos el cestillo encima de la tapa para evitar salpicaduras y llenar la cocina de lunares rojos. Si os gusta más espeso, programad 3 minutos más.

Praparación con olla rápida:

Picáis la cebolla, las zanahorias, los ajos y el pimiento y los rehogáis en la olla entre 10 y 15 minutos. Añadís los tomates lavados y sin corazón en trozos, el azúcar, la sal, la pimienta, cerráis la olla y cuando empiece a cocer contáis 20 minutos. Si lo veis poco espeso, ponedle 5 o 10 minutos más.

Preparación con olla normal:

Seguís las instrucciones para olla rápida y lo ponéis a cocer en la olla tapada y a fuego máximo entre 45 minutos y 1 hora, echándole un ojo de vez en cuando.

Una vez el tomate listo, sea cual sea el método de preparación escogido, lo echáis en botes de cristal, cerráis bien y los dejáis boca abajo unas cuantas horas para que se haga el vacío. Cuando estén fríos, los podéis guardar en la nevera y consumir el tomate en las dos semanas siguientes.

Y no tengo que deciros que está de muerte con los huevos al plato, con cualquier tipo de pasta, con las berenjenas al horno, etcétera, ¿verdad?

A %d blogueros les gusta esto: