Archive for ‘Quiches y tortas’

8 abril, 2011

Quiche de berenjenas y calabacín

Empezamos con la dedicatoria: el momento de inspiración que tuve ayer al pensar los ingredientes de la quiche y el resultado final van dedicados a Ursulinska, por su pasado cumpleaños y para que olvide el “incidente con las berenjenas”.

No sé qué me pasa estos días que estoy tan vaga para cocinar: sigo cocinando, claro, pero hago cosas rápidas o conocidas que no me compliquen mucho… Llevaba muchos días pensando en hacer una quiche, pero no conseguía ponerme y ayer, entre el momento de la decisión y la puesta en escena pasó al menos una hora en la que encontraba muchos motivos chorra para no entrar en la cocina. Pero una vez que me puse, disfruté de verdad. Y al comerme la quiche ya fue el remate, porque mis expectativas con los ingredientes se cumplieron.

Os cuento: mi punto de partida eran harina integral de centeno, dos berenjenas chicas y un calabacín. Y el resultado fue éste:

Quiche recién sacada del horno

Quiche recién sacada del horno

Ingredientes:

– para la base:

  • 200 g de harina (en mi caso integral de centeno)
  • 100 g de mantequilla
  • 50 ml de agua
  • 1 cucharada de sal
  • comino y pimentón picante (opcionales)

– para el relleno:

  • 2 berenjenas pequeñas
  • 1 calabacín pequeño
  • media cebolla
  • 75 g de taquitos de jamón
  • 4 huevos
  • 200 ml de leche
  • 100 g de queso rallado
  • sal y pimienta

Empezamos preparando la base: mezclamos todos los ingredientes (la mantequilla en trozos para que sea más fácil) hasta conseguir una masa homogénea. Si veis que aquéllo está demasiado pringoso, añadid un poco de harina. Cuando tengáis la masa, haced una bola, envolvedla en papel transparente y dejadla media hora en la nevera.

Pasamos al relleno: lavamos y cortamos las berenjenas en rodajas y las ponemos en un colador con agua y sal a escurrir para que no salgan amargas. Lavamos el calabacín, lo cortamos en rodajas y reservamos. La cebolla la pelamos y la cortamos como más nos guste, reservándola también.

Ponemos las rodajas de calabacín en un recipiente apto para microondas, lo tapamos y lo ponemos dos minutos al máximo de potencia. Sacamos, pasamos las rodajas de calabacín a un cuenco grande y repetimos la operación con las berenjenas, poniéndolas 8 minutos y medio tapadas al máximo de potencia.

Si ya ha pasado la media hora, sacamos la masa de la nevera y extendemos en un molde para horno, cubriendo también las paredes. Lo ideal es uno redondo y con paredes no muy altas (el mío tiene un diámetro de 26 cm y paredes de 4,5 cm), pero cada uno que utilice lo más parecido que tenga. Pinchamos con un tenedor para que no se infle al hornear y lo metemos en el horno 15 minutos a 200 ºC.

Seguimos con el relleno: en el cuenco donde tenemos los calabacines, añadimos las rodajas de berenjenas salidas del microondas, la cebolla, los taquitos de jamón, la leche, los 4 huevos batidos, el queso rallado, sal y pimienta y mezclamos todo bien.

Sacamos la masa del horno, echamos la mezcla del relleno, repartimos bien los trozos y lo volvemos a meter en el horno a 180º C una media hora, hasta que cuajen los huevos (veréis lo bien que empieza a oler la casa…).

Pues ya esta: sacar, servir y comer, sola o acompañada de una ensalada.

¿A que tiene buena pinta?

¿A que tiene buena pinta?

4 marzo, 2011

Torta de cebolla caramelizada y queso de cabra

Seguimos con el tema de comidas rápidas y sencillas, ya que vienen pero que muy bien para los que trabajamos y llegamos a casa cansados, cabreados, con dolores de espalda y encima tarde para ir al súper a hacer una compra de esas grandes… ¿Se me nota mucho que he tenido un mal día en el curro? Pues nada, lo arreglamos con una buena cenita y un poquitín de vino para acompañar.

Ingredientes (para 2 personas):

– 1 cebolla roja cortada en aros
– 2 cucharaditas de miel
– masa de hojaldre (la que venden el el súper vale, que esta rica. Los fines de semana me estiro más y la hago casera)
– queso de cabra
– pimiento del piquillo
– rúcola
– 1 buen manojo de albahaca
– 1 puñado de piñones
– Aceite de oliva y sal

Torta de cebolla y queso

Se calienta el horno a 200 ºC. En una sartén de esas que se pueden meter al horno (vamos, que no tenga el mango de plástico) ponemos un poco de aceite de oliva y rehogamos la cebolla. Ojo, a fuego lento, que tenemos que caramelizar la cebolla, ¡no freírla! Cuando esté cambiando de color y se esté poniendo tierna, añadimos la miel y dejamos caramelizar. Con 5 minutos más o menos basta. A continuación ponemos por encima una lámina de hojaldre, que cortamos de forma circular y del tamaño de la sarten, y se mete en el horno durante 10 minutos o hasta que la masa de hojaldre esté hecha.

Mientras tenemos la sarten en el horno, hacemos un pesto. Yo pongo un buen manojo de albahaca, unos cuantos piñones y aceite de oliva en el robot de cocina y listo. Le voy añadiendo el aceite de oliva poco a poco para que coja la consistencia que a mí me gusta y finalemente le añado sal.

Cuando el hojaldre este listo, sacamos la sarten del horno…  Acordaos de que TODA la sarten esta caliente, así que nada de cogerla del mango sin protección! Digo esto porque me ha pasado unas cuantas veces y hay que cocinar con precaucion, que no queremos accidentes. Se vuelca la torta en un plato de manera que la parte de las cebollas nos quede boca arriba y le añadimos los ingredientes que queramos. En esta ocasión yo le he puesto cosillas que tenía en el frigorifico, así que queso de cabra desmenuzado, pimiento del piquillo cortadito fino y rúcola. Finalmente, rociamos por encima el pesto y listo para comer. No veáis como comnbinan las cebollas caramelizadas y el queso de cabra, ¡espectacular! Y claro, con lo que me gusta a mí el pesto, que se lo pongo a cualquier cosa… ¡buuf!

Etiquetas:
A %d blogueros les gusta esto: