Archive for ‘Pizzas’

21 abril, 2011

Pizza de berenjenas y pimientos

Seguimos trabajando en el arte de las pizzas, esta vez incorporando uno de mis alimentos favoritos: la berenjena. Maitetxucocinillas escribía que sus pizzas eran de viernes, las mías son de domingo, para terminar bien el fin de semana y ver la serie policiaca de por la noche. Con un poco de suerte (o mucha en esta casa), sobra un trozo para comérselo frío en el desayuno del lunes, qué placer…

Para no dejarlo todo a la suerte y que haya más posibilidades de que sobre, yo ya suelo hacer masa para dos pizzas grandes, pero como al final tenemos invitados no llega a sobrar… aunque al menos tampoco falta. En fin, ahí va la receta.

Una de las pizzas

Una de las pizzas

Ingredientes (para 6 personas):

– para la masa:

  • 400 g de harina
  • 20 g de levadura fresca
  • 200 ml de agua
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal
  • las especias que se quieran para darle un poco de vidilla a la masa, en mi caso comino y pimentón

Yo preparo la masa como Maitetxucocinillas (ver aquí) pero añadiendo al agua y la levadura el aceite para asegurarme de que no me queda muy seca (es que la profesional en  pizzas es Maitetxucocillas, yo tengo que recurrir a estos truquitos :)). Luego la divido en dos mitades y de ahí saco sendas bases de pizza.

– para cubrir la pizza:

  • 1 berenjena grande
  • 2 pimientos rojos
  • 100 g de jamón en taquitos
  • 100 g de queso rallado
  • 100 ml de tomate triturado
  • orégano y 1 diente de ajo (opcionales)
  • sal y aceite

Comenzamos lavando y cortando la berenjena en rodajas, que pondremos en un colador con agua y sal durante 15 minutos para que no quede amarga. Lavamos y cortamos los pimientos y reservamos y hacemos lo mismo con el ajo si nos decidimos a incluirlo.

Escurrimos las rodajas de berenjena, las ponemos en un recipiente para microondas con un poquito de sal y aceite, removemos bien y cocinamos tapadas durante 8 minutos.

Nos ponemos ya a cubrir la pizza: extendemos el tomate triturado, sobre él el orégano y el ajo opcional, añadimos la berenjena, el pimiento, los taquitos de jamón y el queso rallado.

Metemos al horno unos 20 minutos a 250º C. Yo no las meto las dos a la vez porque siempre hay una que se hace menos, así que primero meto una y luego la otra, que necesita menos tiempo porque el horno ya está caliente.

Pues quedaron muy ricas las pizzas, es una combinación de ingredientes que le va muy bien y quizá por eso (y por nuestra invitada) sólo quedó un minicachito para el desayuno, pero es que no se puede tener todo…

Feliz descanso a los que tengáis a partir de hoy o mañana días libres por Semana Santa y que aprovechéis para cocinar o comer cosas ricas.

Anuncios
15 marzo, 2011

Pizza de puerros caramelizados, alcachofas y panceta

El viernes pasado (mi día para cenar pizza), nos pusimos a pensar en una pizza un poco más especial de lo  normal…vamos, con alguna combinación original o que no habíamos probado antes, y se nos ocurrió hacer esta que es una especie de mezcla de otras pizzas que hemos hecho en anteriores ocasiones y de otras que aparecen en recetas de libros de cocina que tenemos en casa. Además, con esta receta participamos en el  HEMC#52 de pizza caseras, organizado por en el blog de Hecho en Mi Cocina. Espero que os guste…

Esta soy yo con los puerros

Resultado final

Ingredientes para 4 personas:

– 250 gr de harina
– 1 buena pizca de sal
– 1 cucharadita de azúcar
– 1 sobre de levadura de pan (si se puede conseguir la fresca, la de panadero, pues mejor)
– 1 vaso de agua templada
– 1 bola de queso mozzarella
– 1 lata de tomate triturado
– 1 rama de tomillo (o una buena pizca si se tiene seco)
– 1 puerro limpio y cortado fino
– Aceite de oliva
– Corazones de alcachofas (yo los compro en una tienda italiana, así que son de esas que ponen con los antipasti, asaditas con aceite y especias)
– Tomates cherry
– Panceta o similar (jamón serrano, por ejemplo)

Empezamos haciendo la masa. En la última receta de pizza os explicábamos el proceso detalladamente, así que aquí lo pongo de nuevo ya que este método no falla:

En un cuenco de cristal se pone la harina y se mezcla con la sal. En una jarra se pone el vaso de agua templada, le echamos el azúcar y la levadura y se remueve bien hasta que se disuelvan, dejando reposar durante unos minutos antes de volcar la mezcla en la harina y empezar a mezclar los ingredientes hasta que tenga la consistencia de masa. Si se pega a las paredes del cuenco, pues le ponemos más harina hasta que deje de pegarse.

Y ahora empieza el trabajo duro: ¡hay que trabajar la masa por lo menos durante 10 minutos para obtener la textura deseada! Merece la pena. Finalmente se cubre el cuenco con film transparente y se deja reposar durante 15 minutos a temperatura ambiente. Cuando la masa sube es que lo hemos hecho bien y que la levadura está haciendo su trabajo. Tras 15 minutos, está lista para el rodillo y a amasar para darle la forma deseada.

En una cazuela ponemos el tomate triturado, una pizca de sal y otra de azúcar y la rama de tomillo y lo dejamos durante 5 o 6 minutos a fuego medio para que el tomate coja bien el sabor del tomillo. Mientras tanto, en una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos los puerros a fuego muy lento durante al menos 10 minutos, removiendo frecuentemente para que no se quemen. Nos tienen que quedar muy tiernitos, y si os gusta la mantequilla, le podéis echar un poco un par de minutos antes de apagar el fuego, que le va a dar a los puerros un toque de lo más rico. Yo sin mantequilla, que con el aceite de oliva me basta…reservamos los puerros para luego. En la misma sartén, ponemos la panceta o similar durante 1 o 2 minutos, para que se dore pero no hace falta que se haga del todo, ya que en el horno se nos quedara en su punto.

Y ahora a montar la pizza…ponemos la salsa de tomate (¡con su toquecito a tomillo!), la mozzarella troceada, los puerros, los corazones de alcachofa, los tomates cherry cortados por la mitad y la panceta por encima.

Metemos en un horno precalentado y tras 10 minutos (dependiendo del horno, claro), ya está lista para servir. Esta ha sido sin duda una de las mejores que hemos hecho en mucho tiempo, todo un descubrimiento y por supuesto que repetiremos.

Por cierto, que tuvimos la suerte de compartir cena con nuestro vecino en Edimburgo Ernesto Eisner, que además es fotógrafo profesional, así que las fotos de esta entrada son suyas, como se puede apreciar, ya que la calidad es mucho mejor que las que suelo poner normalmente, que las saco con el móvil.

Por cierto, si hacéis pizza casera, ¿por qué no me enviáis las fotos y las ponemos en el blog? Me encanta ver cómo les salen las pizzas a los demás, ¡claro que sí! Las podéis enviar a tulasalyolapimienta@gmail.com. Hasta la próxima pizza (será este viernes…)

7 febrero, 2011

Pizza del viernes por la noche

La pizza ha sido siempre uno de mis platos preferidos, ¡la de pizzas que habre cocinado desde que era un mico…! Claro, con lo fácil que es hacerlas…de hecho, seguro que es muy buena manera de empezar a cocinar con niños. A mí me encantaba decidir qué ingredientes le iba a poner y siempre estaba convencida de que iba a dar con la combinacion perfecta. Como algunas veces me da la sensación de que sigo siendo una niña (ay…¡pero cuándo voy a madurar de una vez!), pues sigo pasándomelo pipa probando combinaciones exóticas, poniendo más o menos ingredientes o probando distintas maneras de hacer la masa. Algunas veces tengo más exito que otras, claro, pero la pizza que nunca me defrauda es la que suelo hacer los viernes… Sí, yo es que soy una persona de costumbres  y la verdad es que la mayoría de los viernes ceno lo mismo…no sé, ¡es que es lo que me apetece despues de estar toda la semana trabajando!

Mi pizza de los viernes es de lo más normalita, utilizo ingredientes de los más tradicionales, pero es que no falla, me sabe ríquisima y ademas he perfeccionado la técnica para hacer la masa de tal manera que estoy pensando en ir al Telepizza para darles un curso de cómo hacerlo, porque vaya diferencia…

Pizza del viernes

Ingredientes para una pizza mediana (para 2 personas):

– 250 gr de harina (yo uso la normal de toda la vida, aunque en el super te venden de muchísimos tipos, así que si a alguien le va mejor otra, pues oye, que la use)
– 1 buena pizca de sal
– 1 cucharadita de azucar
– 1 sobre de levadura de pan (si se puede conseguir la fresca, la de panadero, pues mejor)
– 1 vaso de agua templada
– 1 bola de queso mozzarella
– 1 lata de tomate triturado
– pimiento de piquillo
– aceitunas negras
– 1 ata de atún (sostenible, que me paso horas en el super para ver qué latas son de atún sostenible, de los que pescan con caña y todas esas cosas)
– un poco de cebolla roja cortada en juliana muy fina
– chile rojo seco para el que le guste el picante

En un cuenco de cristal se pone la harina y se mezcla con las sal. En una jarra se pone el vaso de agua templada, le echamos el azucar y la levadura y se remueve bien hasta que se disuelvan, dejando reposar durante unos minutos antes de volcar la mezcla en la harina y empezar a mezclar los ingredientes hasta que tenga la consistencia de masa. Si se pega a las paredes del cuenco, pues le ponemos más harina hasta que deje de pegarse.

Y ahora empieza el trabajo duro: ¡hay que trabajar la masa por lo menos durante 10 minutos para obtener la textura deseada! Merece la pena. Finalmente se cubre el cuenco con film transparente y se deja reposar durante 15 minutos a temperatura ambiente. Cuando la masa sube es que lo hemos hecho bien y que la levadura esta haciendo su trabajo. Tras 15 minutos, está lista para el rodillo y a amasar para darle la forma deseada.

Y por fin empezamos con la parte mas divertida… ¡a ponerle los ingredientes!!! Yo en vez de salsa de tomate o tomate frito o cosas de esas, no hago más que ponerle tomate triturado de lata sin más y queda fenomenal, porque hay muchas salsas de tomate que tienen un sabor muy fuerte y al final te queda la pizza que sólo sabe a eso, a salsa de tomate, y a mí eso no me gusta demasiado…

¡Pero cómo me enrollo…! ¿por donde iba? Ah… ¡seguimos con el queso! Mozzarella. A mi me gusta comprar las bolas en vez del que te venden de bolsa ya rallado. Corto la bola en rodajas o sencillamente la destrozo con las manos. Luego le ponemos los pimientos de piquillo cortados en tiras, la cebollita cortada en juliana muy fina, el atún y las aceitunas cortadas, porque enteras no me gustan tanto. Para terminar, espolvoreo con chile rojo seco porque le da un toque picante que le va muy bien, meto la pizza en un horno bien caliente y en 10 minutos la tengo hecha. Y entonces me pongo un vaso de vino tinto y me la como tan a gusto, ¡vaya placer de viernes!

Mi panecillo con las sobras de la masa

Como me suele sobrar masa, hago una bola, le hago unos cortes con un cuchillo y la meto al mismo tiempo que la pizza… Sí, efectivamente, me hago un panecillo que suelo comerme para desayunar. ¡Vaya resultado!

Que digo yo que vamos a empezar una seccin de pizzas y así cada uno pone su favorita.. Por cierto, ¡nada de Telepizza, que salen más ricas y baratas haciéndolas en casa!

A %d blogueros les gusta esto: